Goya y El Siglo de las Luces

Don  Francisco José de Goya y Lucientes (Fuendetodos, 1746, Burdeos, 1828)

Fue precisamente durante el último cuarto del siglo XVIII, cuando la carrera de Goya va en ascenso, en una época donde existe una fermentación de ideas, características del Siglo de las Luces, en el que España ocupa un lugar preeminente, igual que Inglaterra y Francia, aunque éstas se le hubieran adelantado.

En 1775 el Consejo de Castilla aprueba la creación de una Sociedad Económica en Madrid y Campomanes acepta ser miembro de ella,  Madrid entra en el gran movimiento de renovación. En esa época Goya considera a la pintura como un oficio, una especie de artesanía superior de la que se pueden extraer satisfacciones morales, pero sobre todo materiales muy importantes. El pintor vive como miles de españoles de su época, “a la buena de Dios”, sin plantearse problemas que trasciendan su círculo cercano y cotidiano.

La Revolución que se levanta en Francia se hará sentir en turbulencias de pasiones políticas en España, un peligro de contagio a causa de las dificultades económicas que vivía el pueblo, un período de mayor penuria debido a la mala cosecha, años de manifestaciones y descontento en el campo, todo ello y el encarecimiento del pan producen graves protestas.

Todo esto va a obligar a Carlos IV a cambiar su actitud ante los ilustrados y frenar la expansión de las luces en España.

El siglo de las Luces
Los Caprichos de Goya

Capricho 39. Asta su abuelo, sátira social utilizando borricos personificados.

Tras una larga enfermedad y una sordera total,  Goya siente la necesidad de reformar su género de vida. Hasta 1792 la obra completa de Goya había sido de encargo; pintura religiosa, cartones para tapices y retratos.

Los Caprichos, se aplica el término a las producciones artísticas debidas a la fuerza del talento más que a la observación de las reglas del arte, y me siento fascinada por estas creaciones del maestro Goya.

Goya y El Siglo de las Luces.
Capricho 42

Capricho 42: Tu que no puedes, 1797-98. Aguafuerte y tinta.

Y la leyenda “Tú que no puedes llévame a cuestas”. Goya dibuja campesinos aplastados bajo el peso de una aristocracia vanidosa y limitada.

Los Caprichos de Goya son el aspecto panfletario de su Álbum de Madrid,  las planchas donde aparecen las primeras brujas, temas en que se satiriza el matrimonio, a los charlatanes, a los monjes, el orgullo, la avaricia, la prostitución, a los letrados, etc, Todo el arsenal ideológico de los ilustrados encuentra en Goya la más dura expresión, y es con el Diario de Moratín, y a la protección de Godoy y de Jovellanos, que volvería a ser la ciudad de Madrid un puesto de primer rango en los círculos políticos, literarios o artísticos fieles a los ideales de las luces.

Goya “Testigo de su Tiempo”. Pierre Gassier, 1984

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *