La madera y su época de corta

Pienso que los árboles vibran, no lo sentimos pero trabajamos su corta con respeto.

Los árboles son seres vivos que nos acompañan y ayudan en nuestra vida, por ello cuando vamos a cortar hemos de mirar que la madera nos sirva realmente para aquello que la destinamos. Es importante observar y conocer el medio antes de cortar un árbol lo mismo que procurar hacer el menor daño.

No acaba con los bosques quien corta la leña para sí o para su comunidad, ni el que con ella se construye su casa, actualmente es la tala bestial para la industria del papel o del mueble, antes fue la tala para la fabricación de barcos o las traviesas del ferrocarril, me entristece la poca sensibilidad y el poco conocimiento que tenemos de nuestros árboles y que seamos cómplices al consumir productos de empresas que devastan magníficos bosques. Si las talas se hicieran repoblando después o permitiendo que el propio bosque se recupere se evitarían los graves problemas que actualmente tenemos en muchos lugares: la erosión del suelo y su empobrecimiento, las inundaciones o las sequías, las plagas por mala gestión o la escasez de madera.

 

La luna menguante de enero (2 o 3 días antes y después de esta fase) es la mejor luna para la corta de la madera.

La madera es el esqueleto del árbol y su soporte, por ella circula la savia que alimenta al árbol y ascienden el agua y los minerales de la tierra que son absorbidos por sus raíces. Las hojas, con la ayuda siempre del aire y del sol, son los que elaborar esta savia, este líquido que circula por todo su cuerpo, alimentándolo y dándole la vitalidad necesaria para su vida. Parte de este alimento se queda en el árbol y va engrosando poco a poco el tronco.

La madera más vieja del árbol va muriendo, secándose y endureciendo en el centro; es lo que se llama el duramen, es denso y pesado, da la resistencia al tronco y es una madera más oscura a causa de los taninos que en realidad protegen a la madera de la descomposición; mientras en el exterior nace otra que se llama la albura, con anillos mas jóvenes que contienen las células vivas y sustancias de reserva que transportan el agua. Y existe un cilindro alrededor del tronco que se llama cambium que continuamente crea nuevas células, unas hacia dentro del árbol para formar más madera y otras hacia fuera para aumentar el perímetro de la corteza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *